Seguidores

COPA DE CRISTAL CON DECOUPAGE

Seguro que todas tenemos en casa algunas copas o vasos de cristal  que ya no utilizamos. Las modas llegan a todos los lados y también a nuestras vajillas. 
Mi madre tenia  unas copas de champan de hace muchos años, que no son de buen cristal y que ya no usa, pero que, como todas las madres, no quiere deshacerse de ellas y me ha dejado cambiarles el aspecto. Las madres..que paciencia tienen con nosotras¡¡
¿A ver que os parece?.
Están adornadas con decoupage, con papel de arroz y servilletas.
Al estar trabajadas por la parte de fuera, se pueden utilizar perfectamente.
Os cuento el proceso.
Lo primero, una copa, un vaso o cualquier objeto de cristal que queráis trabajar con el.
Limpiarlo bien  y con alcohol darle por la parte de afuera, para quitarle incluso nuestras  huellas.
Una servilleta,yo he utilizado una de pastelitos.
Papel de arroz blanco, que he cortado con las manos en trocitos pequeños e irregulares.
Como medium o pegamento he utilizado directamente el barniz vitral. 
Os recuerdo que el barniz vitral es un barniz al disolvente y con un brillo intenso. 
Como voy a trabajar la copa por la parte exterior, con este barniz, consigo que el trabajo sea muy resistente y además me permitirá lavar la copa bajo el grifo y además no estará en contacto con los alimentos.

Empezaremos pegando los recortes de la servilleta. He recortado con tijeras y nos quedamos solamente con la capa impresa. La colocamos en el lugar que deseemos y con el pincel mojado en el barniz la pegamos. Al ser trozos pequeños  es fácil y no quedan arrugas.
Vamos haciendo esto con todas las imágenes que queramos pegar.
Una vez que esté seco vamos a empezar con el papel de arroz. 
Vamos pegando los trocitos que hemos cortado y vamos poniendo cada trocito un poco encima de otro,para que no quede nada del cristal sin cubrir.

Una vez bien seco, con una lija eliminamos el papel que sobresalga. 


Damos varias capas de barniz vitral dejando siempre secar entre capa y capa y ya tenemos nuestra copa terminada.



Creo que es un trabajo, sencillo y que puede servirnos para adornar esas copas que ya no utilizamos o esos botes que tanto nos gusta cambiar.
Y como es viernes, con esta entrada, hoy participo en el encuentro de Marcela y su Finde Frugal




CUADRO CON SELLOS Y DECOUPAGE

¿Que tal?Ya se va notando que poco a poco tod@s vamos retomando nuestra actividad y los blog se empiezan a actualizar. Me alegra volver a leeros y ver vuestros trabajos y comentarios.
Empezamos este año, porque para mi, desde que era estudiante, empieza el año en septiembre y termina en agosto, es como si empezáramos una nueva temporada y lo hago enseñándoos  un  cuadro que os explico ahora como lo he realizado.
Es una fina madera de  20 cm x 20 cm que he aprovechado para transformarla en un pequeño cuadro.
Lleva varias técnicas,como son,  imitación de tablillas, decoupage, sellos, envejecido...

Lo primero, como siempre preparar la madera para poder trabajar con ella, una lijadita y pintarla de color blanco roto.
Muchas veces me han preguntado que es el blanco roto.
El blanco roto, es el color blanco, digamos matizado, es decir, un color blanco al que se le añade unas gotas de negro o de gris y se consigue un color blanco mas natural, ligeramente gris. Es un blanco que sin perder la luminosidad, combina mucho mejor con otros colores y digamos se matiza mas y no es tan llamativo.

Una vez seca la pintura, lije por ciertas zonas para  sacar parte del color de la madera, muy sutilmente. Así conseguí hacer como sombras.
Os lo he señalado con unas flechas, para que lo veáis mejor.







Luego hice la imitación de tablones.
Para eso, con un cutter y la ayuda de una regla,  hice las divisiones arañando la madera







Con un pincel de cerdas suave redondo y pintura acrílica color chocolate, fui marcando todas las lineas. 

Con la misma pintura, dibujo una linea de medio centímetro, todo alrededor de la tabla, a modo de marco y con un pincel biselado hice las sombras de todas las divisiones y del borde.

Una vez terminada toda la base, empecé con  los adornos.
En el centro, pegue un cuadrado de papel corrugado que pinte, con la técnica del pincel seco,también en  blanco roto y envejecido por los bordes, con la misma pintura de color chocolate.
La técnica del pincel seco, consiste en impregnar  con pintura un pincel, preferible de cerdas duras y descargarlo mucho sobre un trozo de tela o papel y que nos quede el pincel,digamos, como manchado ligeramente de pintura. Dejar apenas pintura sobre el y con pinceladas suaves y rápidas ir dando destellos sobre la superficie en la que queremos trabajar. Yo le dí varias pasadas para conseguir que el papel corrugado se quedase casi blanco, pero no del todo, dejando así zonas sin pintar.



Sobre este papel,  puse un trozo de cartón grueso, que rasgue con los dedos.
El rasgarlo con los dedos, fue para conseguir ese efecto que podéis apreciar en los bordes tras el envejecido.
Lleva hecho un decoupage con la imagen  de una flor en papel de arroz.












Envejecí todo el contorno con  la pintura color chocolate.

Pegue unas pequeñas flores de papel de arroz, para dar un toque de color y estampé unos sellos en algunas zonas.
Los ellos están estampados con la misma pintura acrílica color chocolate que he utilizado en todo el cuadro.
Todo está protegido con barniz en spray.

Una pequeña tablilla, que como veis ha dado mucho juego.

Espero os haya gustado y como siempre que os sirva de inspiración.
Gracias a todas por seguir ahí y por demostrármelo en cada comentario.